Tributación de los rendimientos de inmuebles de no residentes en España

Las personas físicas no residentes con inmuebles en España deben estar atentas a la tributación por el Impuesto de la Renta de No Residentes.

Si eres residente fiscal en un país que tiene suscrito con España un convenio para evitar la doble imposición habrá que estar a lo que en él se establezca. Prácticamente todos los convenios permiten al estado donde está situado el inmueble gravar las rentas que del mismo procedan. En ese caso, el estado de residencia permitirá eliminar esta doble imposición.

En relación con los inmuebles, en España hay dos tipos de rentas gravadas por el impuesto de no residentes:

Inmuebles a disposición de sus propietarios

Si el inmueble no está alquilado, sino que lo mantienes vacío o disfrutas de su uso tendrás que tributar por la imputación de rentas.

La imputación de rentas es un rendimiento creado por la norma española como consecuencia de mantener un inmueble sin alquilar y, por tanto, sin obtener de él rendimientos.

La base imponible será el resultado de aplicar al valor catastral de la vivienda el porcentaje del 2% (si dicho valor catastral no ha sido revisado en los últimos 10 periodos impositivos) o el 1,1% (si dicho valor catastral ha sido revisado en los últimos 10 periodos impositivos).

En caso de que el inmueble haya estado a la vez alquilado y sin alquilar, la imputación de rentas será proporcional al tiempo sin alquilar.

El tipo de gravamen es del 19% si eres residente en la UE o en un estado del Espacio Económico Europeo (EEE) en el que exista un efectivo intercambio de información (actualmente Islandia, Noruega y Liechtenstein). En caso contrario el tipo de gravamen es del 24%.

Los rendimientos deben declararse en el modelo 210, con periodicidad anual, durante todo el año natural siguiente a cada ejercicio.

Rendimientos de alquiler

Residentes en la UE o en un estado del EEE en el que exista un efectivo intercambio de información

Tendrás que declarar los ingresos íntegros y podrás deducir los gastos de arrendamiento previstos en la Ley del IRPF, siempre que puedas acreditar que los mismos están relacionados con el alquiler del inmueble.

El tipo de gravamen es el 19%.

Residentes fuera de la UE o de un estado del EEE en el que exista un efectivo intercambio de información

Tendrás que declarar los ingresos íntegros sin que la norma española te permita deducir ningún gasto.

El tipo de gravamen es el 24%.

Esta diferencia de tributación en función de la residencia supone una discriminación y una clara vulneración del derecho a libre circulación de capitales. La Unión Europea está pendiente de pronunciarse a este respecto.

Los rendimientos de alquiler deben declararse a través del modelo 210 con periodicidad trimestral durante los 20 primeros días de los meses de abril, julio, octubre y enero.

MÁS NOTICIAS: